Buscar

Las sobras del cumpleaños

Las sobras del cumpleaños, la mañana siguiente en la que nos abandonamos por completo a disfrutar de los restos de torta en plena calma; los bordes de la asadera que raspamos para rescatar los últimos rastros del dulce de leche y los recuerdos de la noche anterior. Así es lo que escribimos, como un souvenir de la cabeza.

El asceta

      I   Tras terminar el último vaso de cerveza, sólo quedaban los rastros casi uniformes de la espuma y la marca de donde se habría apoyado su labio. «Un cigarro más y a lo nuestro», se repitió... Seguir leyendo →

Con Eugenia qué hacemos

El ladrido de los perros, la chismosa sobre sus ruedas chirriantes, el humo que inundaba el -para variar- húmedo Montevideo. No era un sábado más. La Selección uruguaya de fútbol tenía una parada muy importante por la Copa del Mundo,... Seguir leyendo →

Guayabos

No fue porque la costumbre con su implacable inercia me arrastrara por sus veredas. No fue por los tonos grises, verdes,  fríos. No fue, porque fui y vine. Porque voy y vengo.   Y tardé semanas en entender por qué... Seguir leyendo →

La magia y la ilusión del fútbol: lo lindo de volver a creer

En un mundo dominado por la apatía y la posmodernidad, el fútbol y la selección nos hace volver a sentir. Por Manuel Serra.

Falacias perennes sobre la ley de caducidad

Los crímenes de lesa humanidad, los crímenes de guerra, el crimen de genocidio así como en general, las violaciones graves a la Constitución y los Derechos Humanos, son atrocidades que atentan no solo contra sus víctimas directas sino contra toda la Humanidad. No admiten justificación, razón por la cual nadie puede negar que se trata de crímenes imprescriptibles que SIEMPRE deben ser juzgados.

Ciclos

Ciclos, por Rodrigo Bottero

Intitulado #5

Intitulado #5, por Rockdrigo

Continuidad del estanque

Continuidad de los parques de Cortázar es el barro del que se sirve para hacer este cuento

El bicho gris

Capuchas y puchos son imágenes corrientes en una río de asfalto que se come muchas mentes. No me quiero poner a contarte estos cuentos, basta con mirar un poquito para adentro. Retoño que un verano nació de repente sin pedir... Seguir leyendo →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: