Toda mi vida me dijeron que era obsesivo, detallista, observador, maniático y nuevamente obsesivo. Toda una paleta de colores, bah, de adjetivos para decirme que me tomo un tiempo más que el resto para hacer las cosas, que tengo mis rituales. Y no es que sea tarado eh, todo lo contrario. He observado que un método muy eficaz de convencer a los humanos de que algo es natural, es compararlo con el reino animal. Es un arma infalible, no les miento. Las moscas en su tiempo de ocio se refriegan las patas, muchos humanos no dudarían un segundo en indicarles su trastorno obsesivo compulsivo. En cambio yo creo contundentemente que es un pequeño juego que hacen para no aburrirse, o para confundir a sus ojos de muchos compartimentos y visión de 360°. Quizás se generan a sí mismas una ilusión óptica o se autohipnotizan. O puede ser que como tienen el sentido del gusto en las patas, saboreen los restos de comida. Sé que esto último puede haberles parecido asqueroso, pero a ustedes no les parece asqueroso lamer los restos de comida de otra persona cuando la besan, o succionar la saliva de otra persona cuando toman mate. Qué graciosos que son los humanos, a veces. Haciendo a un lado el argumento de los animales no humanos, podemos volver a los humanos. Algunos podrán tildar de supersticiosos a los indios que realizan danzas para que llueva pero por ninguna cabeza pasa la idea de decirles obsesivos, observadores o maniáticos, nunca. Les podrán decir irracionales (y lo son ¿cómo alguien va a bailar para que llueva? Voy a cantar para que truene entonces) pero nadie les va a decir que su ritual, que transmiten de generación en generación, es un toc. Yo soy como las moscas o los indios, no tengo tocs, tengo rituales para mis tiempos de ocio. A nadie le resulta ilógico o arbitrario que el primer lunes de cada mes los adultos mayores estén en fila para que les den unos cuantos papeles para que después los cambien por dentaduras, comida o regalos para los nietos. Los tocs son los rituales que no están bien vistos hacerlos en público e individualmente. Quizás un día usar los cordones color terracota los miércoles sea obligatorio, capaz si un día todos usamos el volumen en números impares ya no existan los tocs.