Este es un poema que escribí allá en 2012, en mis tiempos liceales, cuando era más interesante probar rimas en el cuaderno que escuchar las cosas que decía la profesora (con todo respeto). Ahora, ya en la facultad, a veces pasa lo mismo…

El viejo barco (2012)


Soy un viejo barco,
un viejo barco en el puerto,
amarrado día tras día,
sin salir nunca de la bahía.

Un viejo barco de mares,
amante del viaje errante,
no como el barco mercante
que no cambia su estandarte.

Quiero izar mis velas mar adentro,
yo, errabundo a la deriva,
atracar en todos los puertos,
sin importar a dónde iba.

Soy un viejo barco,
y así debo morir,
zozobrando en una isla 
y hundiéndome hasta el fin

No ambiciono ese destino
pero no hay alguna opción,
con mi casco destruido
se hará una nueva embarcación.

Manuel Serra (@serra_sur)