Ayer domingo 26 de junio se estrenó el último capítulo de la temporada seis de Game of Thrones y pasaron muchísimas cosas. Fue un alivio y un placer después de una temporada que en lo personal me pareció bastante insulsa.

Al principio nos encontramos con varios minutos de escenas de capítulos anteriores, una refrescada de memoria más larga de lo habitual que me vino bárbara para compensar por todas las veces que me aburrí y me fui a hacer otras cosas mientras solo escuchaba la serie. Nos recordaron el capítulo anterior (como si hubiera alguna posibilidad de haber olvidado todo la demasía de gore de esa batalla y los gritos que proferí a la pantalla durante la gloriosa cagada a palos de Joncito a Ramsay), cómo quedó Dorne políticamente después del asesinato del príncipe, la retoma de Riverrun, el rumor de la relación de Lyanna Stark con Rhaegar Targaryen, el éxito de Daenerys que ahora tiene todo lo que quieren las guachas y el reinado del terror de la “secta” en King’s Landing.

 

KING’S LANDING

La primera escena que nos muestran es de los preparativos para el juicio de Loras y Cersei, vemos cómo todos se ponen su Sunday best al son de unas campanas por demás ominosas que desde ese momento me dieron la pista de que se venía algo grande, y feo. Ese presentimiento se fue confirmando mientras escuchaba los pianos recontradramáticos, demasiado dramáticos para un simple juicio, porque por más que se trate de extremistas relocos que torturan, humillan y matan sin chistar, eso no es nada raro en Game of Thrones y no ameritaría esa musiquita. Ya empezado el juicio,  el desgraciado de Loras confiesa todo, renuncia a su nombre y su título y le hacen un tatuaje en la frente con una daga, cosas de gorriones, ya saben. Al mismo tiempo, aparece the Mountain en los aposentos del pendejito rey y le impide salir y Pycelle es asesinado por los pajaritos que llevaban y traían todos los chismes. Bueno, resulta que como ya todos sabemos a Cersei le encanta hacerse la estrella y no se presentó a su propio juicio. Margaery, que es muy astuta, se dio cuenta que había algo raro y advirtió al High Septon, que le dio cero bola porque para algo es el más capo de los sacerdotes. Mientras tanto, el primo Lannister (Lancel) que formaba parte de la secta sigue a uno de los nenitos por los túneles, quien lo apuñala y el muchacho ve, consternado, que Cersei planea hacer caquita todo con fuego valyrio. ¡Qué relajo! No llega a soplar la vela del cumpleaños y PUM, a la mierda todo, muerte instantánea de centenares de personas. Cersei observa satisfecha su hazaña desde un balcón. Acto seguido, la vemos humillar a la “hermana” que la había atendido durante su tiempo como cautiva y confesarle sus muchos crímenes y lo bien que la hace sentir ser tan mala. Ay, la rebanco a Cersei, gurises. ¿Ustedes? Sigamos. La tortura me estaba pareciendo bastante leve, hasta que cayó the Mountain y por suerte los detalles de lo que siguió quedaron librados a nuestras imaginaciones. ¿Y después qué pasó? Se suicidó Tommen. Pobrecito, me dio como cosita pero no servía para nada y no pienso dedicarle más que estos tres enunciados.

 

WINTERFELL

¿Se acuerdan que en el capítulo pasado Davos encontró el juguete de la hijita de Stannis? Claro que eso era prueba fehaciente de que la mujer roja (por no decir la vieja roja) había matado a la princesita adorable, por lo que Davos le pidió permiso a Jon para mandarla a encontrarse con su dios. Como Joncito es un buen pibe solo la desterró y la mandó a exiliarse a la Conchinchina sureña, pero antes de irse Melisandre recibió una amenaza de muerte directa de Davos. Otro que lo rebanco. Lluvia de corazones.

Un poco más tarde pero en el mismo lugar de Westeros, Sansa se reúne con Littlefinger y él le declara su amor (ja ja ja, sí, dale, todos te creemos). Es increíble el rostro que tiene ese tipo. Me gustaría que lo mataran pero siempre termina siendo de ayuda y enriquece mucho la trama con sus maquinaciones. Te perdono la vida, Meñique.

Más arriba, al norte del Muro, el tío Benjen se despide de Bran y Meera (acuérdense que el pobre ahora es mitad zombi y no puede cruzar). Usando sus poderes, Bran viaja al pasado y descubrimos lo que todos sospechábamos desde hacía rato: que Joncito es hijo de Lyanna, la hermana de Ned y de Rhaegar Targaryen, lo que significa que su derecho al trono es tan válido como el de la chica de los mil títulos, la Dany de la Laguna Merín. Siempre que Bran hace esto me recuerda a Harry Potter usando el pensadero de Dumbledore. ¿A ustedes no?

Seguimos en Winterfell. Se convocó a un concilio de guerra porque habrán ganado la batalla pero se vienen grandes hordas de zombis de hielo que amenazan la existencia de los siete reinos (pobre Dany, espero que llegue antes) y todavía falta pelear la guerra más grande de todas. Rivera y Oribe: un poroto al lado de esto. En el concilio están representadas todas las casas norteñas, o sea, la gente buena onda pero también todos los viejos ortivas que no apoyaron a Jon contra Ramsay pero ahora quieren que les conviden. La nena que es una cra (Lady Mormont) los deja repegados a todos por cobardes y proclama su lealtad a Joncito, the King in the North. Los viejos, que son revivos, no demoran en apoyar y todos alzan sus espadas en unísona proclama. Me emocioné.

 

DORNE

No hay mucho para decir, aparte de que la doña Olenna se juntó con las Sand Snakes y su mamita y juntas planearon vengarse de Cersei. Aparece Lord Varys para darle solidez a la propuesta.

 

MEEREEN

Daenerys lo reclava al pobre Daario Naharis y le pide que él y los Second Sons permanezcan en Meereen mientras ella emprende su cruzada hacia Westeros. Terrible soreta. Desde el momento en que cambiaron al actor de antes que no era muy agraciado y pusieron a este supe que ahí iba a haber una historia de amor y probablemente de desilusión. Ahí la tienen. Todo obra de Tyrion que solo piensa en política. Daenerys está requemada por lo que tuvo que hacer pero a la vez no se siente triste. A ver, gurisada, ¿quién no se olvidaría de todo cuando se es dueño de ochenta y cinco mil ejércitos y se es madre de tres dragoncitos? Seamos realistas. La rebanco a la Dany de Merín también. Ella, Sansa, Cersei y Yara son las mujeres empoderadas de la serie y me encanta que los showrunners hayan reducido el porcentaje de tetas al aire y aumentado el de minas pensantes que consiguen cosas. Aguante.

En una escena graciosa pero tierna, Daenerys nombra a Tyrion “Hand of the Queen” luego de que él le confiesa que ella es lo único en lo que ha creído en toda su vida. No sé si es un divino o un jugador formidable. O ambas. Ustedes dirán.

 

RIVERLANDS

Los Lannister y los Frey están muy contentos disfrutando alto festín porque retomaron Riverrun. Se le da demasiado tiempo de cámara a una sirvienta que no para de observar a Jaime. ¡Sorpresa! ¡Es Arya que está usando una de las caras del Many Faced God! Ni lerda ni perezosa, ese mismo día mata a los hijos del viejo Frey, los muele, los cocina y los hace pastel, al mejor estilo Sweeney Todd. Le presenta el apetitoso plato a quien para mí nunca dejará de ser el Señor Filch y le corta la garganta. Otra empoderada. ¡Cómo disfruté esa venganza!

 

KING’S LANDING

Llegamos al final del capítulo y nos encontramos con un Jaime que vuelve de Riverrun esperando juntarse en abrazo incestuoso con su amada hermana. En vez de eso, encuentra las ruinas del templo aún emanando humo y a Cersei siendo coronada en el Iron Throne. Chupate esa mandarina que el invierno llegó acá y en Winterfell y están baratas, Jaimito. Qué momento.

 

POR AHÍ EN EL MAR

En una más que satisfactoria escena final, la Dany de la Laguna Merín navega los mares junto a una flota tan grande que se pierde en el horizonte. La acompañan los hermanos Greyjoy, Tyrion, Grey Worm y Missandei. Ni rastros del pobre Daario. Como si el dominio del mar fuera poco, el aire es invadido por los dragoncitos. Lindo combo, eh.

 

¡Qué séptima temporada que se nos viene! Será una “canción de hielo y fuego” porque se enfrentarán Joncito y Dany? Pero, ¿y Cersei? ¿Y los zombis? ¿Quién cortará esta chocotorta apetecible que son los siete reinos? Tendremos que esperar.