Robel Habte ( o debo decir Heber Talbo como figura en su documento de identidad uruguayo) compitió en los 100 m libres en natación. Lo deslumbrante no fue su actuación (terminó en la posición 59 sobre 59 participantes) sino su estado físico, que en las redes sociales fue asimilado al de un oficinista adicto a las masitas.
Desde la trinchera periodística de Periodismo Verdadero jamás creímos que este muchacho fuera etíope, aún así creíamos que era nadador, pero todo en la vida de Robel era una mentira, hasta su nombre.

Su esposa, el testimonio que dio inicio a la investigación
H-E-B-E-R    T-A-L-B-O así como te digo se escribe. Mi esposo llevaba desaparecido una semana y yo temí lo peor. Es cierto que su comportamiento no venía siendo el habitual. Hacía llamadas en árabe en la madrugada, googleaba constantemente países como Sudán del Sur, Timor Oriental o Etiopía. Yo sabía que algo no estaba bien, encima había dejado de mirar la novela turca de la noche, Heber estaba tramando algo. Descubrí todo cuando leí los mails que intercambiaba con su amigo del Papi Fútbol con el que planeó todo. Su amigo, que es fanático del Scrabble, palabras cruzadas y todas esas bobadas, creó su nombre etíope: Robel Habte que es un anagrama de su verdadera identidad Heber Talbo. Ellos durante meses buscaron la manera de ir a los Juegos Olímpicos. Averiguaron todas las naciones posibles para competir, incluso en la que compiten refugiados, hasta que se contactaron con el presidente del Comité Olímpico de Etiopía.

El testimonio de Heber Talbo
Thomas Bach (el presidente del Comité Olímpico de Etiopía) nos dijo que tenía una vacante para ir a competir en un deporte que no quiso mencionar en un principio. Averiguamos todo lo que pudimos sobre deportes infames con tal de competir y poder cumplir nuestro sueño de ir a Rio. Practicamos un poco de ping pong, improvisamos un poco de salto con garrocha con una rama que había caído cerca de casa, que también sirvió para practicar jabalina. Al final Thomas nos transmitió un poco avergonzado que el deporte era natación, pero nadie quería participar, todos en Etiopía quieren correr solamente. Entonces nos propuso competir por Etiopía nadando y a cambio le llevabamos mucho dulce de leche, del que es fan. No tuvimos que pensarlo dos veces. Solo restaba decidir quién competiría, si yo o mi amigo. Yo nací en la Unión, 8 de octubre y Larravide, iba muy poco a la playa, cuando iba nunca entraba al mar. Las olas de la playa Ramírez me aterraban. Ese había sido el único contacto que había tenido con el agua en mi vida. Mi amigo José no tenía mayor experiencia en natación, pero por lo menos el había accedido a una piscina.

212625918_c7538c97ac_o
Ya se vislumbraban las aptitudes, de un aún joven José en el agua.

A pesar de que José tenía más experiencia, por temas de apariencia me terminaron eligiendo a mí.

Su hijo, víctima del talento de su padre
Papá en lo único que piensa es en los Juegos Olímpicos, sé que es el mejor nadador de Etiopía pero me gustaría que nadara por Uruguay. Además se enoja si tiramos los bidones cuando se les termina el agua porque los usa para llenar la piscina de 10 mil litros en la que practica. Para peor un día que le pedí ayuda con unos deberes tuve que ir hasta la piscina y cuando me acerqué me empapó la hoja Tabaré. Encima se enojó conmigo por eso y me dijo “cuando vayas a los Juegos Olímpicos hablamos.”

Pancho, vecino
La verdad que me pone contento que empiece a hacer natación, yo lo notaba un poco gordo. Me gustaría saber si Etiopía recibe hombres mayores para la próxima olimpíada, me gustaría conocer Tokio ¿tenés idea que idioma hablan allá?

José, el amigo fanático del Scrabble
Hace un mes jugaba a las damas en internet, hoy estoy en Rio, esto va dedicado a mis compañeros de trabajo que dicen que soy un vividor, porque tengo 48 y sigo viviendo con mi madre. Gracias mamá por aguantarme todo este tiempo, mañana llegó a las 20, esperame con la comida pronta.