Doncella de ojos desnudos
que canta descalza afuera
deja que tus pies huesudos
sientan el latido de la tierra

Damisela del olvido
de belleza inmaculada
no dejes que lo vivido
te robe esa suave mirada

Princesa de los pantanos
que vives en lo profundo
te juro que son tus manos
las dos más bellas de este mundo

Y si me dijeras
que te tienes que ir
yo diría que no
que no has de partir
sin llevarme a donde fuera
donde sea que he de morir

Escarcha que riega el pasto
no sigas con tu tarea
espera por tus hermanos
a que un día sean marea

Mi bella de piernas flacas
que suspendes en el aire
mira que si se te escapan
se van por los arrabales

Pequeña niña salvaje
en tu lecho de hojas secas
te regalo mi coraje
para que descalza te duermas

Y si me dijeras
que yo estoy aquí
te diría que no
que yo voy por ti
buscando la melodía
que canté cuando te perdí.