Partiendo del mismo lugar: un sueño de Nano, cada uno escribe su versión: ésta es la de Juanma (Dos leprosos y uno muerto). A continuación está la de Nano.

Una luz que no conocés atraviesa la ventana. La cortina la atenúa. En el cuarto blanco hay tres gatos negros.Parecen muertos.El pelo despegado duerme a sus costados.
Me acerco a los primeros dos, están más juntos. Se mueven, salen de esa siesta que parecía muerte. Me acerco al tercero, lo muevo para despertarlo. Está descuartizado,lleva varios días así. Este apartamento no es mío, tampoco son los gatos. Busco si hay algún portarretrato. Nada, ni una foto.No hay señales de vida. No es mugriento ni limpio.
No tengo nada que ver con este lugar.Este sueño, como los remedios
debe ser genérico.

Imagen: Belkis Ayón, “La cena” (1991)