la noche se reflejó en mis pupilas
los asteroides goteando de mis ojos
sonriendo en un arrebato de locura
la excentricidad filtrándose
las estrellas simples marcas
su luz la gentil ceniza parpadeante
del fuego de cigarrillos quemados
consumiéndose fervorosamente
en los suburbios
del universo
su humo alimenta las nebulosas
que tienen sus pulmones carbonizados
la oscuridad que las envuelve es
un faro apagado
mundos desconocidos con barcos
encallados sin luz que los guíe
a través de las arenas del tiempo
la cartografía de la imaginación traza mapas
invisibles a la razón
superposiciones de miedo y alegría
paradojas de todo lo que es
y no pudo ser
ciclos interminables en los planetas
adentrándose en el vacío
velas que cortan la oscuridad
de un océano obsidiano
almas a la deriva quemadas
desprovistas de calor
pulsando débilmente, emanando soledad
constelaciones ondeantes
banderas de la libertad
la noche se reflejó en mis pupilas
yo me reflejé en su oscuridad

Rodrigo Bottero