Migrar es humano pero tiene gusto amargo

y duele, igual que el limón

A mi no me echaron pero soy exiliada porque no puedo volver

Migrar es vaciarse del devenir incesante que atrapa

Migrar es rojo

Rojo agridulce, sereno, de la cadencia de tus palabras diciendo

no te me pierdas

no te me pierdas

Rojo de los edificios sangrando el otoño

Rojo como Bolaño que me lo encuentro en cada esquina

Soy la mujer encerrada en el baño esperando a que se vayan

Rojo intenso de tu mirada impronta de que pasó

 

Me estoy vaciando del olor a jazmín

Me estoy vaciando

Migrar es vaciarse

 

Migrar duele en cada una de mis vértebras atrapadas en nudos

Migrar es explicar: no soy, estoy.

Migrar son papeles con sellos dorados, apilados, hacinados, en computadoras de funcionarios que ya no quieren más

Es el piso helado de Barajas a las 3 de la mañana cuando ya no entiendo de espacios.

El piso de colores deprimentes que no se manchan

 

Estoy sentada al lado de un enchufe

Me estoy vaciando de conversaciones barrocas

Me estoy vaciando

Migrar es vaciarse

 

Migrar es el pelo cortado con tijerita de uñas esperando en la canilla tapada

desquite del difuso remolino de ansiedad

Es el flujo constante, contemporáneo, de personas que viven ausentes

Migrar es estar en el medio de todas las dicotomías

Migrar es cuestionar:

 

¿qué hago acá?

¿qué hago acá?

 

Migrar es siempre cuantitativo

Marginarse, quedarse sin referencias.

¿Cómo expresar la escala de las ciudades?

 

Migrar son palabras que ya aburren.

Conversaciones que no quiero tener, que debo tener

Contextualizar

Deconstruir

Problematizar

 

Me estoy vaciando

Me estoy vaciando

Migrar es vaciarse

 

Migrar es rojo.

Rojo de la calle, la vereda, el abrazo que nos dimos

Rojo vivo de las frambuesas en la boca

Rojo de los techos de mi barrio

Rojo de la sangre de todos mis dedos y las películas de Almodóvar en el cuarto con vista al cielo

Del símbolo, emoji corazón multiplicado al infinito

Rojo de “te juro que nos vemos una vez más”

De los labios manchados de vino

Rojo de las casas en el bosque, rojo Dalarna

Rojo lindo amable de la bombacha de la buena suerte y los labios cuando estoy feliz

Del cielo a las 7 de la tarde

Rojo reflejado, derretido, que se escurre y chorrea, que se mete y lo mancha todo

 

Estoy caminando en la ciudad que se enrieda

Me estoy llenando

Me estoy llenando

Migrar es llenarse