Me quedó la frente con gusto a ácido
veo la gente que no se viste acorde al clima
pienso en el devenir de las especies
la aberración del hombre
y el error de la conciencia
siento cómo baja por la tráquea
hasta los confines
la vida es
jinete de perlas
19:37
no sé qué hago acá pero las olas pegan contra el paredón de hormigón y se vuelven extrañadas sin entender que les han robado la orilla
19:38
escucho sirenas que no llegan nunca
los asientos del pasillo desocupados
por una suerte de fuerza centrífuga
que nos envejece
y nos pudre dejándonos
decrépitos y sin sentido
el aliento que quema la lengua
con gusto a mar
y la luna que refleja
temperamentos
19:37
de vuelta.

Anuncios