Buscar

Las sobras del cumpleaños

Las sobras del cumpleaños, la mañana siguiente en la que nos abandonamos por completo a disfrutar de los restos de torta en plena calma; los bordes de la asadera que raspamos para rescatar los últimos rastros del dulce de leche y los recuerdos de la noche anterior. Así es lo que escribimos, como un souvenir de la cabeza.

Autor

Victoria Pampillon

Me llamo Victoria, si bien mi suerte y destreza dictan que no soy digna de ese nombre. En un principio pensaron llamarme Delfina y me han dicho que tengo cara de Olivia, asique respondo a todo menos a mi apellido. Por ahora tengo 21, pero mi verdadera edad oscila entre los 17 y 104; no logre superar enteramente mi época emo y leer a Borges me hace sentir como una analfabeta.

Hipocondría falluta

Marqué el número, esperé a ser atendida, saludé, hice saber mi solicitud, coordiné la fecha, di las gracias y corté; todo con la absoluta convicción de que “tengo cáncer”. Mi abuela tuvo, y hace casi medio año, también la hermana... Seguir leyendo →

¿En qué año estás?

Miro el word en blanco. La tintineante barrita de escritura me incrimina. Es como la mirada de mi vieja la primera vez que me vio en pedo pero electrónica y nada que ver. Analogía pichi. Minimizo para no llorar, cedo... Seguir leyendo →

Uno de los tantos motivos por el cual soy un embole

No me gustan los cumpleaños. Eso. Quémenme en la hoguera o llámenme amarga, no me importa. Sean ajenos, de familiares, simples conocidos, bebés, cucarachas o muñecos inflables- poco importa el destinatario- su simple idea me incomoda. No los veo como... Seguir leyendo →

Para Beti

Bondi línea 62, en altura de 18 de julio y Andes,  alrededor de las 7:48 pm: – porque las horas redondas no son uruguayas- En anticipo al fin de jornada, el vehículo va casi repleto. Al frente, hay dos señoras... Seguir leyendo →

LAN-CHI-TAS

Siempre me gustó el parque Rodó…su variedad de verde, el olor a eucaliptos, los pedacitos de arte desparramados en toda su extensión, su cercanía a la playa, las fuentes en donde “los pobres” aprovechaban para bañarse en días de calor... Seguir leyendo →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: