Buscar

Las sobras del cumpleaños

Las sobras del cumpleaños, la mañana siguiente en la que nos abandonamos por completo a disfrutar de los restos de torta en plena calma; los bordes de la asadera que raspamos para rescatar los últimos rastros del dulce de leche y los recuerdos de la noche anterior. Así es lo que escribimos, como un souvenir de la cabeza.

Autor

Isabel Retamoso

Altamente subjetiva

Soy la que lo encandiló

Ustedes dicen “pobre”. Dicen, “lo encandilaste”, “está enamorado”. Ustedes dicen, “si tanto te molesta, bloquealo”. Como si la única realidad fuese la virtual. Como si bloquear alguien de Facebook también significara eliminarlo de la existencia, como si no tuviera siempre... Seguir leyendo →

sinsentido

Algo de eso iba a pasar. Me conozco. Me conozco enorme rebotando en la boca de los demás, me conozco siendo el peor tipo, el más inmundo, me conozco repitiendo historias como gusanos largos que se enredan en mis faringes... Seguir leyendo →

virtuosismo

Dibujo: Valesca (Fobia) Dejé la sangre pegada en mi sábana para poder mirarla después y disfrazarme el virtuosismo de violencia. Dejé que se desparramara, que goteara sobre el colchón, que atravesara la tela y el algodón y la fibra amarillenta;... Seguir leyendo →

No lo pienses dos veces, está todo bien

Escribir es más difícil de lo que parece. No solo porque uno intente constantemente no repetirse, seguir reglas establecidas en no sé qué siglo por no sé qué griego pederasta, aparte de todos esos detallecitos que algún profesor de literatura... Seguir leyendo →

Antropofagia

Todas las pausas comienzan lentamente a acumularse alrededor de tus sienes, y el pelo nace, despacio, duro, salvaje; crece de tus sienes limpias, de los ojos negros, donde la verdad imposible llena todos los pozos de agua que acumula tu... Seguir leyendo →

Miel

Cuando  Mario pasaba, dejaba detrás de sí un haz de calma donde todos sus vasallos nos revolcábamos, ansiosos de encontrar en ese dorado paso la tranquilidad anhelada. Mario se paraba, en una esquina, en el borde de la escalera, en... Seguir leyendo →

Los amantes

Cada rasguño auto infligido- esas líneas serpenteantes alrededor de mis brazos, rayones brillantes que derrocaron mis ojos-, todas esas marcas que  dibujé una a una con mis dedos, quebraron en el aire tibio y se separaron de mi cuerpo. Pude... Seguir leyendo →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: