Buscar

Las sobras del cumpleaños

Las sobras del cumpleaños, la mañana siguiente en la que nos abandonamos por completo a disfrutar de los restos de torta en plena calma; los bordes de la asadera que raspamos para rescatar los últimos rastros del dulce de leche y los recuerdos de la noche anterior. Así es lo que escribimos, como un souvenir de la cabeza.

Autor

Sobras de otros cumpleaNIos

Solución a tiempo

Podría hablarse de otra revolución industrial a partir de este hecho científico. Quizás no sea tan visible su efecto sobre nuestro modo de vida como con la electricidad o la rueda, pero de igual manera considero que es el invento... Seguir leyendo →

Despedida

Hoy me toca despedirte. Trato de entender, pensé durante horas qué fue lo que pasó. Me siento con tu ausencia y tengo el dolor más grande que sentí en mi vida. Me gustaría poder hablarte y decirte que no te... Seguir leyendo →

Con Eugenia qué hacemos

El ladrido de los perros, la chismosa sobre sus ruedas chirriantes, el humo que inundaba el -para variar- húmedo Montevideo. No era un sábado más. La Selección uruguaya de fútbol tenía una parada muy importante por la Copa del Mundo,... Seguir leyendo →

Ciclos

Ciclos, por Rodrigo Bottero

El bicho gris

Capuchas y puchos son imágenes corrientes en una río de asfalto que se come muchas mentes. No me quiero poner a contarte estos cuentos, basta con mirar un poquito para adentro. Retoño que un verano nació de repente sin pedir... Seguir leyendo →

He muerto

Por El Brujito.

Muerte del cuento de hadas

Relato (i)real, (im)personal, (in)significante y (a)temporal de (des)amor. Hay mil formas de matar la ilusión. Ya la mate un montón de veces de diversas maneras. Una de las primeras que recuerdo es cuando me despedí de la mujer más importante... Seguir leyendo →

Sobre la utilidad de las carpetas

Suena la alarma y todo parece normal, suena la alarma y la pospongo, suena la alarma y la vuelvo a posponer, suena la alarma y me despierto. Suena la alarma y la puta madre son las nueve. Bueno, de todas... Seguir leyendo →

A las 7:10 de la tarde un domingo, caminaba hacia donde yo creía era "abajo", a juzgar por la elevación del terreno. Al final del camino de pedregullo había un cielo. Era el cielo de las 7 de la tarde,... Seguir leyendo →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: