Que suplicio es la existencia –pensaba- mientras confrontaba el destino de levantarme una vez más en un cuarto oscuro, de un pueblo oscuro, para ir a trabajar.  El paisaje afuera era, por mas oscuridad que hubiera, blanco. Fui agarrando todas... Seguir leyendo →