Buscar

Las sobras del cumpleaños

Las sobras del cumpleaños, la mañana siguiente en la que nos abandonamos por completo a disfrutar de los restos de torta en plena calma; los bordes de la asadera que raspamos para rescatar los últimos rastros del dulce de leche y los recuerdos de la noche anterior. Así es lo que escribimos, como un souvenir de la cabeza.

Categoría

Cuento

LAN-CHI-TAS

Siempre me gustó el parque Rodó…su variedad de verde, el olor a eucaliptos, los pedacitos de arte desparramados en toda su extensión, su cercanía a la playa, las fuentes en donde “los pobres” aprovechaban para bañarse en días de calor... Seguir leyendo →

Anuncios

Francisco

Francisco me llamaba todos los días, quería verme todos los días. Recuerdo una vez que tenía 16 llamadas perdidas de él en menos de una hora. Quería alejarme de toda esa locura.

El energúmeno del pozo

Los únicos socialistas, los ya últimos rezagados lectores de novela negra y los más dependientes del café no superaban, en este caso, los doce años. Todas las tardes, justo cuando caía el sol y sonaba la hora donde se caían... Seguir leyendo →

Cuestiones circunstanciales

Cuestiones circunstanciales Mario está en la sala de espera del consultorio 1. Paradójicamente, es el último consultorio, no el primero. La luz blanca y fuerte de la mitad del pasillo no llega hasta ese rincón. Los especímenes que lo acompañan... Seguir leyendo →

No siempre hay tiempo

Qué fuerte me temblaban las piernas. Había estado nervioso toda la tarde pero en ese momento me temblaron con más fuerza que nunca. La primera vez que me lo dijo no pude decir nada, había entendido perfecto, pero no podía... Seguir leyendo →

Las manos de la memoria

Caminó desnuda por un muro de colores infinito como el horizonte y alto como un acantilado que daba eternas vueltas laberínticas. Sin ningún peso más que el de su propio cuerpo recorrió la cima del muro en puntas de pie.... Seguir leyendo →

Nostalgia

Nostalgia de una ciudad que ya no existe. De una Montevideo que no es, que es, tal vez, París alguna vez. Una ciudad en blanco y negro. Nostalgia de la decadencia, idealizada, romantizada. Nostalgia del humo inundando cada bar, humo... Seguir leyendo →

Los ojos de Ana Paula

Papá no iba nunca con nosotras. Siempre éramos mamá y yo. A mí no me gustaba ir, tampoco a papá, pero a Nicolás le gustaba verme. Siempre lo veía cansado, alegre pero muy flaco. Quedaba muy lejos. Siempre era igual,... Seguir leyendo →

La cuerda

Tejí una cuerda con hilos y pelos, los que se me caen en cada baño. Con esa cuerda me até las muñecas. A gritos, descontroladas, me pedían que las desatara. Pero la cuerda se había metido en mi piel, los... Seguir leyendo →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: