Después de un arduo año laboral, con mi novia decidimos emparejar nuestra licencia para febrero, donde con los pocos pesos ahorrados alquilaríamos una hermosa choza de barro y vitrales en la costa del balneario Marindia. Llegamos en un descascarado ómnibus... Seguir leyendo →