El versao, por Rockdrigo