Es un error considerar al interior como un territorio irrecuperablemente facho y optar por venderle a Brasil todo el norte del Río Negro. Deberíamos empezar a tender puentes.