Está durmiendo a mi lado y su espalda es mucho más ancha que la tuya. Tiene la piel gruesa, las manos ásperas cuando las desliza por debajo de mi remera; me raspa la cara cuando me besa. Está durmiendo a... Seguir leyendo →