La calle piensa, por Rockdrigo