A su cotidianidad la ataban las limitaciones. A un casquete de rutina arrastraban con pesar sus delicados pies. En su duodeno regurgitaba un ardor que le decía: “Hay algo más”, mientras mirando al sol, buscaba ese efímero calorcito de invierno.... Seguir leyendo →