Un ritual que le aseguraba su existencia cada mañana y le producía un extraño sentimiento de presencia.